Le agradecemos su interés en el Centro de Miopía Fernández-Velázquez. Tenemos un especial interés en buscar soluciones globales y definitivas para la miopía y el queratocono.
+ (34) 637 527 480
info@fernandez-velazquez.com/nuevaweb

Related Posts

Blog

Los hydrops son una complicación poco frecuente pero grave del queratocono

Hydrops en Queratocono

Los hydrops (hidrops) corneales agudos afortunadamente ocurren en menos del 3% de todas las personas con queratocono. No obstante, son una grave complicación que puede amenazar la visión. Los hydrops se causan cuando hay una rotura repentina en la porción más interna de la córnea y el humor acuoso que hay dentro del ojo. La rotura generalmente es espontánea. Pero algunos pacientes recuerdan que antes se habían estado frotando los ojos o habían estornudado, tosido, o se habían sonado sonarse la nariz con fuerza. Estas actividades podrían haber aumentado temporalmente la presión intraocular en el ojo y haber causado el desgarro entre el endotelio y la membrana de Descemet.

Los pacientes que sufren un episodio de hydrops agudo comentan que la visión se hace repentinamente muy borrosa. También señalan una mayor sensibilidad a la luz. Si bien la mayoría de pacientes no se quejan de dolor, otros dicen que sufren cierto dolor o sensación de opresión en el ojo. Estos síntomas pueden durar hasta varias semanas.

El aspecto de los hydrops es único. Cuando el líquido entra al estroma desde la zona de la rotura , se desarrolla una opacidad, a menudo donde el cono es más curvado. El líquido aparece como una mancha pálida y blanquecina.

 El tratamiento para los hydrops consiste en esperar a que se vuelva a unir la zona de rotura y que se reabsorba el líquido. El Dr. Fernández-Velázquez especialista en córnea comenta que “el tratamiento tradicional consiste en permitir que la cicatrización se lleve a cabo por sí sola.  Se pueden recetar gotas para los ojos que reducirán el dolor y el edema y promoverán la curación, pero generalmente se espera que la membrana de Descemet se cure sola «.

Otro método que se puede utilizar, si el hydrop no se resuelva sólo, es acelerar el proceso . Esto se hace introduciendo una burbuja de aire o gas mediante una inyección en el ojo. La burbuja empuja contra la membrana de Descemet, manteniendo el tejido en su lugar y cerrando cualquier fuga. Si bien este tratamiento reduce el tiempo de curación, existen riesgos adicionales asociados con esta terapia. Además los pacientes deben mantener la cabeza de cierta manera (generalmente acostados) durante algunas semanas para que la terapia sea efectiva.

Un problema asociado a los hydrops es que durante los 2 a 4 meses que normalmente se necesita para recuperarse, muchos pacientes no pueden usar sus lentes de contacto. Algunas veces podemos poner una lente terapéutica de vendaje al comienzo del tratamiento para calmar las molestias del ojo. Pero generalmente los especialistas son muy reacios a que un paciente reanude el uso diario de sus lentes de contacto. La razón es que existe el riesgo de causar un trauma adicional en el ojo. Para algunas personas con hydrops, su ojo estará “fuera de servicio» hasta que se recupere totalmente.

Para el Dr. Fernández-Velázquez una de las principales preocupaciones que tiene con sus pacientes que desarrollan hydrops es la ubicación y densidad de la cicatriz resultante. A medida que el líquido se reabsorbe, se puede desarrollar una cicatriz; recuperar una visión nítida puede ser imposible, incluso con lentes de contacto personalizados. “A los 2-3 meses, podemos tener una mejor idea de si será probable que se requiera cirugía para mejorar la visión. Pero con el paso del tiempo puede suceder la recuperación espontanea por lo que es imposible predecir con precisión en las primeras semanas después de que se desarrolle el hydrops si la cirugía será o no  necesaria».

Es necesario seguir muy de cerca a estos pacientes. Y agrega que “es necesario asegurarse de que los síntomas estén bien controlados. Que la hinchazón (edema) de la córnea esté mejorando y que la capa superior de la córnea (epitelio) no se hinche ni se rompa (bullas). .» Además, una vez que se recupere el ojo del episodio de hydrops tenemos que evaluar la nueva curvatura de la córnea. Generalmente ésta será diferente por el proceso de cicatrización. Esto hará que debamos considerar que ciertos parámetros en las lentillas deben ser actualizados para asegurarnos su correcta adaptación.

 Fernández-Velázquez señala que, “todavía tenemos mucho que aprender sobre los hydrops, por qué ocurre en ciertas personas con queratocono y no en otras”. Los pacientes que tienen más probabilidades de desarrollar hydrops son; aquellos en los qué se detectó el queratocono siendo más jóvenes, los queratocono más grave, y aquellos con peor visión o antecedentes de frotarse los ojos. Por otra parte, se piensa que el uso de lentes de contacto esclerales no aumenta el riesgo de desarrollar hydrops. Además, hay ciertos estudios que también relacionan los hydrops con ciertos problemas cardiacos . Para saber más sobre esta posible asociación, puede consultar AQUI.

Por último, Fernández-Velázquez señala que el uso del crosslinking para frenar el desarrollo del queratocono es muy efectivo para evitar que éstos progresen y que con el tiempo se pueda desarrollar los hydrops.