Operación de miopía: todo lo que necesitas saber

La operación de miopía es una solución efectiva para mejorar la visión, y en el Centro de Miopía Fernández-Velázquez, nos dedicamos a brindar tratamientos avanzados y personalizados. Descubre cómo este procedimiento puede transformar tu visión y tu vida.

Introducción a la operación de miopía

Imagina despertar y ver el mundo con claridad desde el primer momento, sin depender de tus gafas. Sin que la miopía condicione tu vida.

En el Centro de Miopía Fernández-Velázquez, convertimos ese sueño en realidad. 

Nuestra especialidad es la cirugía refractiva, utilizando tecnología láser de vanguardia para corregir la curvatura de la córnea y mejorar tu visión. Ofrecemos asesoramiento personalizado y seguimiento postoperatorio excepcional, con opciones como LASIK, PRK o lentes intraoculares. 

Comienza tu viaje hacia una mejor visión con nosotros, donde cada paso de tu experiencia será cuidadosamente guiado por nuestro equipo experto.

La operación de miopía es una ventana a un mundo sin gafas o lentes de contacto, lleno de oportunidades y experiencias enriquecedoras. Te invitamos a explorar con nosotros cómo podemos ayudarte a alcanzar la claridad visual que transformará tu vida.

Dr. Fernández-Velázquez

Tipos de operaciones para la miopía

En el Centro de Miopía Fernández-Velázquez, comprendemos que cada paciente es único.

Por ello, nos enfocamos en recomendar soluciones quirúrgicas personalizadas para corregir la miopía, basándonos en una evaluación detallada de tus necesidades específicas, estilo de vida y salud ocular.

Te presentamos las opciones más avanzadas en cirugía refractiva, para que, con nuestra guía experta, puedas tomar la decisión más informada:

Cirugía refractiva láser

Dentro de las opciones avanzadas que recomendamos, se encuentran procedimientos como el LASIK y el PRK. 

Estas técnicas, que utilizan tecnología láser para remodelar la córnea y corregir la miopía, se destacan por ser mínimamente invasivas y ofrecer una rápida recuperación, siendo una solución ideal para muchos pacientes en busca de una mejora significativa en su calidad de visión.

LASIK

Este procedimiento, conocido por su eficacia y rapidez, permite a la mayoría de los pacientes retomar sus actividades cotidianas en un corto período de tiempo, siendo una de las recomendaciones principales para aquellos que buscan una solución efectiva y conveniente.

PRK (Queratectomía fotorrefractiva)

Recomendamos el PRK, también conocido como Epi-Lasik, como una excelente opción para pacientes con córneas delgadas o condiciones oculares específicas, ofreciendo una recuperación completa y duradera de la visión.

LASEK

Es similar a PRK, y combina elementos de LASIK y PRK, utilizando alcohol para suavizar el epitelio antes de su remoción y posterior remodelación corneal. Es una opción para pacientes con córneas delgadas que no califican para LASIK, ofreciendo una recuperación más suave que PRK.

Cirugía con lentes fáquicas ICL

Como alternativa a la cirugía láser, recomendamos la implantación de Lentes Intraoculares Fáquicas (ICL), especialmente para aquellos casos de miopía moderada a severa.

Este procedimiento, que implica insertar una lente dentro del ojo sin reemplazar el cristalino natural, proporciona una corrección visual de alta precisión.

En el Centro de Miopía Fernández-Velázquez, nuestro compromiso es brindarte la información y orientación necesaria para que puedas elegir con confianza el camino hacia una mejor visión.

Nuestro equipo experto realizará una evaluación personalizada de tu caso, recomendándote la opción que mejor se ajuste a tus necesidades.

Te guiaremos a través de cada etapa del proceso, desde la preparación hasta el seguimiento postoperatorio, asegurando una experiencia segura y satisfactoria.

¿Quién es candidato para la operación de miopía?

El poder identificar al candidato ideal para la operación de miopía es esencial en el camino hacia una mejora significativa de la visión y la calidad de vida.

En el Centro de Miopía Fernández-Velázquez, realizamos una evaluación detallada para asegurar que la recomendación de cirugía se ajuste perfectamente a las necesidades y condiciones de cada paciente.

Los siguientes criterios son fundamentales para determinar la elegibilidad para la cirugía de miopía:

Estabilidad de la miopía

La miopía debe haber permanecido estable durante al menos el último año. Esta estabilidad es un indicador clave para el éxito del procedimiento, asegurando que los cambios futuros en la visión sean mínimos.

Edad del paciente

Aunque generalmente se considera a pacientes mayores de 18 años, en casos muy especiales y tras una evaluación rigurosa, recomendamos esperar hasta los 22 años para proceder con la cirugía. Este criterio busca garantizar que la miopía se haya estabilizado completamente, optimizando los resultados a largo plazo.

Salud ocular general

La salud ocular debe ser óptima, sin presencia de enfermedades corneales, cataratas avanzadas, glaucoma, retinopatías, ni rasgos sospechosos de queratocono

La integridad de la córnea es vital, ya que condiciones como el queratocono pueden afectar significativamente los resultados de la cirugía. 

Esta evaluación exhaustiva asegura que solo se recomiende la cirugía a aquellos pacientes que puedan beneficiarse plenamente de ella.

Grado de miopía y otros errores refractivos

El procedimiento es más efectivo para ciertos niveles de miopía, hipermetropía y astigmatismo. Nuestro equipo evalúa con precisión el grado de miopía y otros errores refractivos para determinar el tratamiento más adecuado.

Expectativas realistas

Mantener expectativas realistas sobre los resultados es crucial. Durante la consulta, discutimos detalladamente lo que puedes esperar del procedimiento, enfatizando la importancia de una decisión bien informada.

En el Centro de Miopía Fernández-Velázquez, comprendemos que la cirugía de miopía es un paso significativo. Por eso, nos esforzamos por garantizar que cada paciente sea el mejor candidato posible, no solo para mejorar su visión sino también su calidad de vida. 

Nuestro enfoque personalizado y nuestra evaluación detallada subraya nuestro compromiso con resultados óptimos y seguros, diseñando un camino quirúrgico que se espera sea único y definitivo en la vida del paciente.

Preparación para la cirugía de miopía

La preparación meticulosa es fundamental para el éxito de la cirugía de miopía en el Centro de Miopía Fernández-Velázquez. 

Nuestro enfoque integral incluye varios pasos clave para asegurar que cada paciente esté en la condición óptima para el procedimiento, enfocándonos en la precisión y seguridad desde la evaluación inicial hasta el día de la cirugía.

Nuestro protocolo de evaluación previa se distingue de otros centros por incluir dos exámenes visuales independientes realizados por profesionales distintos, asegurando coherencia en los resultados y recomendaciones. 

Esta doble verificación minimiza el riesgo de discrepancias significativas en las mediciones, esencial para determinar el tratamiento más adecuado con la máxima exactitud.

Adicionalmente, un médico especialista en retina (retinólogo) examinará tu retina para verificar su estado óptimo.

Esta evaluación es crucial para descartar cualquier condición retiniana que pueda afectar el éxito de la cirugía, asegurando que tu salud ocular sea la adecuada para proceder con el tratamiento.

Utilizamos el sistema Oculus Pentacam para realizar evaluaciones tomográficas, proporcionando una imagen tridimensional detallada de la córnea. 

Esta tecnología avanzada es superior a las evaluaciones topográficas tradicionales, ya que permite una planificación quirúrgica más precisa y la detección de condiciones que podrían influir en el resultado de la cirugía.

Es imprescindible suspender el uso de lentes de contacto antes de la cirugía. 

Dependiendo del tipo de lentes que utilices, te recomendaremos un período de suspensión específico para asegurar que la córnea regrese a su forma natural, lo cual es fundamental para las mediciones preoperatorias y el éxito del procedimiento.

Tras la conclusión de nuestra evaluación detallada, incluida la doble evaluación visual y la revisión retiniana, te proporcionaremos un conjunto de instrucciones preoperatorias personalizadas. 

Estas instrucciones se adaptarán específicamente a tus necesidades y al tipo de cirugía recomendada, abarcando desde la preparación física hasta las recomendaciones emocionales para enfrentar este cambio transformador.

En el Centro de Miopía Fernández-Velázquez, estamos dedicados a guiarte a través de cada paso de la preparación para la cirugía de miopía, asegurando que te sientas completamente informado, preparado y confiado en el proceso y los resultados potenciales. 

Nuestro objetivo es mejorar tu calidad de visión y, por ende, tu calidad de vida, con el mayor nivel de seguridad y cuidado.

Proceso de la operación de miopía

La cirugía LASIK es una de las opciones más avanzadas y eficaces para corregir la miopía, permitiendo a muchos pacientes disfrutar de una visión clara sin la necesidad de gafas o lentes de contacto. 

El proceso LASIK se lleva a cabo siguiendo meticulosamente los pasos que garantizan la seguridad y los mejores resultados posibles para nuestros pacientes. Aquí te ofrecemos una visión general de lo que implica este procedimiento:

Evaluación prequirúrgica

Antes del día de la cirugía, realizamos una evaluación exhaustiva para asegurar que eres un candidato adecuado para LASIK. Esta evaluación incluye mediciones detalladas de la córnea para personalizar el tratamiento a tus necesidades específicas.

El día de la cirugía

El procedimiento LASIK se realiza bajo anestesia local (gotas anestésicas), por lo que estarás despierto durante la cirugía, pero no sentirás dolor.

Se colocan gotas anestésicas en el ojo para adormecer la zona. Luego, se utiliza un dispositivo especial para mantener el ojo abierto y evitar cualquier parpadeo durante la cirugía.

Utilizando un microquerátomo, el cirujano realiza un corte preciso en la superficie de la córnea para crear un flap delgado. Este flap se levanta cuidadosamente para exponer la capa subyacente de la córnea.

Con la ayuda de un láser excímer, el cirujano remodela la córnea para corregir el error refractivo. La precisión del láser permite modificar la curvatura de la córnea con exactitud, mejorando la capacidad del ojo para enfocar la luz correctamente.

Una vez completada la remodelación corneal, el flap  se reposiciona en su lugar sin necesidad de suturas. El flap se adhiere naturalmente a la córnea durante el proceso de curación.

Recuperación y cuidados postoperatorios

La recuperación después de la cirugía LASIK es relativamente rápida.

La mayoría de los pacientes experimentan una mejora significativa en su visión casi inmediatamente después del procedimiento, aunque la visión puede fluctuar ligeramente durante los primeros días. Se programarán visitas de seguimiento para monitorizar la curación y evaluar el resultado de la cirugía.

En el Centro de Miopía Fernández-Velázquez, nuestro compromiso es brindarte una atención de calidad superior y una experiencia quirúrgica segura y efectiva. 

Te acompañaremos en cada paso del proceso, asegurando que todas tus preguntas sean respondidas y que te sientas cómodo y confiado en tu decisión de someterte a la cirugía LASIK.

Riesgos y complicaciones de la operación de miopía

Aunque la cirugía de miopía, incluida la técnica LASIK, es considerada segura y efectiva para la mayoría de los pacientes, como ocurre con cualquier procedimiento quirúrgico, existen riesgos y posibles complicaciones. 

En el Centro de Miopía Fernández-Velázquez, creemos en la importancia de la transparencia y la educación del paciente. A continuación, te ofrecemos una visión general de los posibles riesgos, siempre con el objetivo de informarte:

  • Disconfort en los primeros días postoperatorios: Sensaciones de picazón o ardor leve son comunes, pero generalmente desaparecen en las primeras 24 horas.
  • Sensibilidad a la luz y visión borrosa: Pueden presentarse temporalmente y suelen mejorar significativamente en los primeros días después de la cirugía.

  • Sequedad ocular: Algunos pacientes pueden experimentar ojos secos durante varios meses después de la cirugía. Tratamientos como lágrimas artificiales o plugs lagrimales pueden aliviar este síntoma.
  • Halo y destellos: En casos raros, los pacientes pueden notar halos o destellos alrededor de las luces, especialmente en entornos de baja iluminación. Estos efectos suelen disminuir con el tiempo.

  • Infecciones y complicaciones en el colgajo: Aunque poco comunes, son riesgos que requieren atención inmediata y pueden ser manejados efectivamente por nuestros especialistas.
  • Necesidad de retoques: Algunos pacientes pueden requerir un procedimiento adicional para alcanzar la corrección visual deseada.

Preguntas frecuentes sobre la operación de miopía

Aunque la cirugía de miopía, incluida la técnica LASIK, es considerada segura y efectiva para la mayoría de los pacientes, como ocurre con cualquier procedimiento quirúrgico, existen riesgos y posibles complicaciones. 

Sí, la miopía se puede corregir mediante cirugía refractiva, un procedimiento que ha ayudado a millones de personas en todo el mundo a mejorar su visión significativamente. Existen varias técnicas quirúrgicas disponibles, como LASIK, PRK, y la inserción de lentes intraoculares, entre otras. La elección del método más adecuado depende de diversos factores, como el grado de miopía, la salud general del ojo y las necesidades específicas del paciente. En el Centro de Miopía Fernández-Velázquez, realizamos una evaluación exhaustiva para determinar la mejor opción para cada individuo, asegurando resultados óptimos y una recuperación segura.

No, la miopía no se puede “curar” en el sentido tradicional de erradicar completamente la condición sin necesidad de intervención. La miopía es una condición del ojo en la que la longitud del globo ocular es mayor de lo normal o la córnea tiene demasiada curvatura, lo que provoca que la luz se enfoque delante de la retina y cause una visión borrosa de objetos lejanos. Aunque no existe una cura que modifique permanentemente la estructura del ojo para prevenir la miopía, sí es posible compensar la condición para mejorar la visión a través de varios métodos.

Sí, es posible operar la miopía magna, también conocida como alta miopía, que se caracteriza por un error refractivo de -6.00 dioptrías o más. La elección del procedimiento, ya sea LASIK, PRK, o la inserción de lentes intraoculares (ICL), depende de varios factores, incluyendo la salud general del ojo, el grosor de la córnea, y el grado de miopía.

Cada opción tiene sus beneficios y consideraciones. Por ejemplo, las ICL pueden ser particularmente adecuadas para pacientes con miopía magna que no son candidatos para cirugías basadas en la remodelación corneal debido al grosor de su córnea. Estas lentes se insertan dentro del ojo sin alterar la córnea, ofreciendo una corrección visual efectiva.

En general, los procedimientos de cirugía refractiva como LASIK, PRK, o la inserción de lentes intraoculares (ICL) pueden tener diferentes rangos de precios. Es importante tener en cuenta que, aunque el costo inicial puede parecer elevado, la inversión en la cirugía de miopía puede resultar económicamente favorable a largo plazo, considerando la reducción o eliminación de la necesidad de comprar gafas o lentes de contacto y la mejora en la calidad de vida.

En el Centro de Miopía Fernández-Velázquez, entendemos que el costo es una consideración importante para nuestros pacientes. Por ello, ofrecemos una transparencia total sobre los precios y las opciones de financiamiento disponibles para ayudar a nuestros pacientes a tomar la mejor decisión según sus necesidades y situación financiera.

Recomendamos programar una consulta inicial para discutir las opciones de tratamiento más adecuadas y proporcionar una estimación detallada de los costos involucrados.

La cirugía refractiva puede corregir la miopía en un rango amplio, típicamente de -0.50 hasta -12.00 dioptrías. El rango específico operable depende de varios factores, incluyendo la técnica quirúrgica seleccionada y las características individuales del ojo del paciente. Técnicas como LASIK y PRK son comúnmente usadas dentro de este espectro, mientras que para grados más altos de miopía, opciones como la inserción de lentes intraoculares pueden ser recomendadas. La evaluación detallada de cada caso es esencial para determinar la mejor opción de tratamiento.

El tiempo de reposo necesario después de una operación de miopía varía según el tipo de procedimiento realizado. Para técnicas como LASIK, muchos pacientes pueden retomar sus actividades normales al día siguiente, aunque se recomienda evitar esfuerzos visuales intensos y actividades que puedan comprometer la seguridad del ojo operado durante al menos una semana. En el caso de procedimientos como PRK, el periodo de recuperación puede ser un poco más largo, requiriendo varios días hasta que se sienta cómodo para volver a las actividades cotidianas. Es esencial seguir las indicaciones específicas del cirujano respecto al reposo y cuidados postoperatorios para asegurar una óptima recuperación.

La cirugía de miopía generalmente se recomienda para pacientes mayores de 18 años, ya que es importante que la miopía se haya estabilizado. La mayoría de los expertos prefieren esperar hasta que el paciente tenga entre 20 y 22 años o más, para asegurarse de que su error refractivo no ha cambiado significativamente en los últimos años. Esto es crucial para garantizar que los resultados de la cirugía sean duraderos y efectivos a largo plazo. La evaluación individual es esencial para determinar el momento adecuado para la cirugía, teniendo en cuenta tanto la estabilidad de la miopía como la salud general del ojo.

Idealmente, la cirugía de miopía se realiza una sola vez. Sin embargo, en algunos casos, puede ser necesario realizar un retoque o una cirugía de seguimiento si los resultados iniciales no alcanzan la corrección visual deseada o si la visión cambia con el tiempo. La posibilidad de una cirugía adicional depende de varios factores, incluida la salud general del ojo, el tipo de procedimiento realizado inicialmente, y la estabilidad de la corrección alcanzada. Es importante tener en cuenta que cada cirugía adicional conlleva sus propios riesgos y consideraciones, por lo que la decisión de someterse a un procedimiento adicional debe tomarse después de una cuidadosa evaluación y discusión con un especialista en cuidado ocular.

La “mejor” cirugía para la miopía depende de varios factores individuales, incluyendo el grado de miopía, la salud general del ojo, el grosor de la córnea, y las expectativas personales del paciente. Las opciones más comunes incluyen:

  • LASIK: Popular por su rápida recuperación y dolor mínimo. Ideal para pacientes con un rango moderado de miopía y córneas de grosor adecuado.
  • PRK (Queratectomía Fotorrefractiva): Recomendada para pacientes con córneas más delgadas o para aquellos en ocupaciones con riesgo de traumatismo ocular, ya que no crea un colgajo corneal.
  • Lentes Intraoculares Fáquicas (ICL): Opción para pacientes con miopía alta o córneas demasiado delgadas para LASIK o PRK.

La elección entre estas opciones debe basarse en una evaluación detallada por parte de un especialista en cuidado ocular, quien puede asesorar sobre la mejor técnica en función de las necesidades específicas del paciente.

La operación de ojos con láser, como LASIK, incluye riesgos como sequedad ocular, halos nocturnos, y en raras ocasiones, infecciones o necesidad de retoques. La mayoría de los efectos son gestionables y temporales, pero es vital discutirlos con tu especialista para entender completamente.

La mayoría de los grados de miopía, desde leve a severa, son operables. La cirugía refractiva puede corregir hasta -12.00 dioptrías en muchos casos, aunque el rango específico puede variar dependiendo de la técnica quirúrgica utilizada y de las características individuales del ojo del paciente. Durante la consulta inicial en nuestro centro, evaluaremos tu grado de miopía y la salud general de tus ojos para recomendarte el procedimiento más adecuado.

En muchos casos, los resultados de la cirugía de miopía son permanentes. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la visión puede seguir cambiando con la edad, y ciertas condiciones oculares pueden desarrollarse independientemente de la cirugía. Realizamos un seguimiento cuidadoso de nuestros pacientes para monitorear cualquier cambio en la visión y proporcionar orientación o tratamiento adicional si es necesario.

La recuperación de la cirugía de miopía puede variar según el procedimiento específico realizado. En el caso de LASIK, muchos pacientes notan una mejora significativa en su visión casi inmediatamente después de la cirugía, con una recuperación visual completa en los días siguientes. Para procedimientos como PRK, la recuperación puede tomar un poco más de tiempo, con una mejora gradual de la visión a lo largo de varias semanas. Proporcionamos instrucciones detalladas de cuidado postoperatorio y seguimiento para asegurar una recuperación óptima para todos nuestros pacientes.

La cirugía de miopía se realiza bajo anestesia local en forma de gotas, por lo que no deberías sentir dolor durante el procedimiento. Es posible experimentar una sensación de presión o incomodidad leve durante la creación del colgajo corneal, especialmente en técnicas como LASIK, pero esto es temporal y dura solo unos segundos. Después de la cirugía, pueden presentarse molestias leves o sensación de cuerpo extraño en el ojo, pero estos síntomas suelen ser manejables con medicación y desaparecen en poco tiempo.