Le agradecemos su interés en el Centro de Miopía Fernández-Velázquez. Tenemos un especial interés en buscar soluciones globales y definitivas para la miopía y el queratocono.
+ (34) 637 527 480
info@fernandez-velazquez.com/nuevaweb

Related Posts

Blog

Lentillas para niños, ¿es aconsejable?

¿Las lentillas para niños son seguras?

Los padres preguntan con frecuencia a los oftalmólogos esta cuestión, pues es de suma importancia estar bien informado acerca del asunto; sobre todo cuando los niños expresan un interés en usar lentillas o lentes de contacto. Sin embargo, la madurez y la capacidad de manejar las lentes de contacto en un niño son más importantes que la edad por sí sola.

¿A qué edad pueden los niños empezar a usar las lentillas?

Cuatro millones de niños menores de 18 años usan lentes de contacto. Físicamente, los ojos de un niño pueden tolerar las lentes de contacto a una edad muy temprana. Incluso algunos bebés pueden realizar sus actividades cotidianas con lentes de contacto (las usan debido a catarata congénita u otros trastornos oculares presentes en el nacimiento).

En un reciente estudio que involucró a niños miopes de edades entre 8 y 11 años con lentes de contacto desechables de un solo día, arrojó el resultado de que el 90 por ciento de los niños no tuvo problemas para ponerse o desechar las lentillas sin la ayuda de sus padres.

Si estás pensando en dar lentes de contacto a tu hijo, analiza cómo tu hijo se encarga de otras responsabilidades. ¿Tiene buenos hábitos de aseo personal, tales como mantener su dormitorio y cuarto de baño limpio? ¿Es bueno con el trabajo escolar y las tareas del hogar?

Si los niños necesitan recordatorios frecuentes para mantener las cosas limpias y seguir las buenas prácticas de higiene, pueden no estar listos para la responsabilidad del uso y cuidado de las lentes de contacto. Pero si se manejan bien en las actividades cotidianas, podrían ser excelentes candidatos para las lentillas.

Los niños son naturalmente usuarios de lentes de contacto si aceptan la responsabilidad por ellos mismos. Por lo general, están muy motivados a usar las lentillas y se adaptan bien a ellas. Los niños también tienen menos probabilidades de tener ojos secos, una condición que puede causar problemas relacionados con las lentes de contacto para adultos.

Además, los niños más pequeños, a veces siguen mejor las instrucciones sobre el cuidado de las lentes de contacto que los adolescentes y adultos jóvenes, por lo que pueden tener menos problemas de daño o pérdida con sus lentillas, así como en el uso incorrecto de éstas.