Le agradecemos su interés en el Centro de Miopía Fernández-Velázquez. Tenemos un especial interés en buscar soluciones globales y definitivas para la miopía y el queratocono.
+ (34) 637 527 480
info@fernandez-velazquez.com/nuevaweb

Related Posts

Blog

Control de miopía en los niños ¿Por qué?

Cada dioptría menos de miopía cuenta para el futuro de sus hijos

El control de la miopía o manejo de miopía es una sub-especialidad dedicada a frenar la progresión de la miopía infantil. Los especialistas en este área podemos recomendar diversos tipos de tratamiento para retrasar el empeoramiento de la visión. Una vez realizado una completa evaluación del caso, además, podremos aconsejar sobre modificaciones en el entorno visual de su hijo: cuánto tiempo deben pasar usando el ordenador y leyendo, y cuánto tiempo al aire libre.

Poder controlar la progresión de la miopía es importantes ya que es preferible tener números más bajos en la prescripción, gafas más finas y estéticas y evitar cambios frecuentes en las gafas. En general, una vez que un niño se vuelve miope tiende a progresar o empeorar cada poco tiempo. Cuanto más pequeño es un niño que se vuelve miope, más rápido tiende a progresar, lo que llevará a niveles más altos de miopía. Esto significa que debemos comenzar una estrategia de manejo de la miopía lo antes posible.

Pero, ¿por qué esto es realmente importante? ¿Por qué queremos retrasar la progresión de la miopía? Si de todos modos tienen que usar gafas o lentillas ¿Realmente importa si son más ó menos? ¿No vale simplemente esperar a ser mayores para operarse y terminar con el problema?

El control de la miopía se trata de proteger la salud ocular

La miopía en los niños puede parecer sólo que se necesitan gafas para ver bien. Sin embargo, a medida que empeora la miopía infantil, el ojo crece a un ritmo acelerado mayor que el esperado en el crecimiento normal del ojo. Los ojos están destinados a crecer en la infancia, a un ritmo regular hasta los 10-12 años. Sin embargo, si crecen demasiado rápido y no se detienen a los 10-12 años, el niño se volverá miope. Este crecimiento excesivo del ojo estira la retina, la capa sensible a la luz que recubre la parte posterior del ojo, y el estiramiento aumenta el riesgo de enfermedades oculares y discapacidad visual que se producen durante toda la vida de su hijo.

Un ojo miope es más largo o más estirado que un ojo con visión normal debido al crecimiento ocular excesivo.
La longitud de ojo normal es entre 22 a 24 mm. Cuando el ojo crece más de 26 mm, el riesgo de que su hijo pueda sufrir una discapacidad visual en su vida es del 25%. Si el ojo creciera a más de 30 mm, lo que puede ocurrir en una miopía alta, el riesgo se dispara al 90%. El control de la miopía consiste en frenar este crecimiento ocular excesivo, idealmente a la tasa normal esperada en la infancia. Incluso a niveles de miopía tradicionalmente considerados como «bajos», hay un mayor riesgo de enfermedades oculares en comparación con alguien que no es miope.

Consulte la tabla a continuación:

El riesgo de estas enfermedades oculares para alguien que no es miope es ‘1’. Por ejemplo, un miope de tan sólo 1 dioptría de miopía tiene ya el doble de riesgo de cataratas y tres veces de desprendimiento de retina en comparación con alguien que no lo es.

El control de la miopía mejora la calidad de vida.
Alguien con miopía tiene que usar gafas o lentes de contacto para corregir su visión de lejos. Sin embargo, si tiene una miopía más baja, la visión es más funcional y se pueden hacer más actividades sin ellas. Además, si su hijo decide someterse a una cirugía con láser para corregir su miopía cuando ya sea adulto , una prescripción más baja significa una mayor probabilidad de que sea posible la cirugía y que los resultados sean óptimos.

Buenas noticias para todos
Es importante entender la miopía por lo que realmente es: una afección de los ojos que aumenta el riesgo de futuras enfermedades para toda la vida adulta. No se trata solo de un par de gafas, y no solo se puede ‘arreglar’ con cirugía láser, ya que incluso en este caso, su hijo aún tendrá un ojo más largo de lo normal y seguirá con el mismo riesgo que antes de la operación. Pero hay algo que puede hacer al respecto y que va atener un impacto positivo en la salud de sus hijos: considere empezar un tratamiento de control de la miopía . Esto podría incluir tipos específicos de gafas, lentes de contacto, gotas para los ojos con atropina y consejos sobre el entorno visual.

Si desea más información sobre nuestros tratamientos, aquí

Cada dioptría menos de miopía cuenta para el futuro de sus hijos