¿Es segura la Orto-k? , es una de las preguntas que más nos hacen nuestros pacientes y, claro, nos encanta contestar que una técnica muy segura, pero para que entiendas nuestra convicción al decirlo a continuación te explicaremos al detalle porqué lo es.

Antes de nada, explicar que Orto-k es un tipo especial de lente de contacto que se usa durante la noche, mientras se duerme, para remodelar suavemente la córnea (la parte transparente en la parte frontal del ojo) para que no sea necesario usar gafas o lentes de contacto durante el día.

Contenidos de la página

Pero… ¿Cómo de segura es Orto-K?

No queremos ocultarlo. A principios de siglo XXI, se publicaron una serie de noticias que sugerían una tasa de infección ocular superior a la esperada en niños que usaban Orto-K. 

Una vez que se analizó la información se supo que esto se debió sobre todo a prácticas inseguras pero en particular a una regulación deficiente en la adaptación de lentes de ortoqueratología y el uso de agua del grifo para su limpieza y mantenimiento (1).

Estos casos ocurrieron mayoritariamente en países asiáticos y, al darse cuenta del problema, los gobiernos regionales intervinieron para regular de cerca las soluciones de limpieza de lentes Orto-k y qué profesionales podrían adaptar lentes Orto-K. (2)  

Durante mucho tiempo en estos países podías comprarlas en cualquier tienda sin asesoramiento profesional de la misma manera que te podías comprar una bolsa de chuches.

Desde entonces, se han publicado dos grandes estudios tanto en 2013 como en 2021 que revelaron un sólido perfil de seguridad para Orto-K.(3 y 4)  En estos estudios se incluyó la comparativa con personas que no usan lentes de contacto (5) y con lentes de contacto blandas (6).

Ahora sabemos que nivel de riesgo de una infección ocular se pueda esperar desde un punto de vista estadístico con distinto tipo de de lentillas:

  • 1 caso por cada 7.000 personas al año que no usan ningún tipo de lentes de contacto.
  • 1 caso por 1000 a 2000 usuarios por año con Orto-k.
  • 1 caso por cada 1000 usuarios por año con lentes de contacto blandas reutilizables.
  • 1 caso por cada 5000 usuarios por año con lentes de contacto blandas desechables diarias.

Es decir, no existe una seguridad absoluta, al 100%, de no sufrir una infección en el ojo aunque no uses lentes de contacto. 

Un caso real

Para que veas que no existe el riesgo cero, te vamos a contar un caso real que hemos visto en nuestra Consulta y que tal vez te ponga los pelos de punta.

Nuestro paciente tenía una casa de vacaciones en las Baleares, una antigua masía que contaba con un pozo para su consumo de agua. 

Él y su familia solo visitaban la casa en vacaciones porque residen en Madrid. 

Un día ella tuvo una grave infección ocular que asoció al haberse duchado. Gracias a esa intuición analizaron el agua del pozo y los resultados determinaron que el agua tenía el mismo tipo de bacteria causante de la infección. 

Le explicaron que realmente al no usar el pozo continuamente, el agua se había embalsado y facilitado el crecimiento descontrolado de bacterias. Al ducharse, le entraron en el ojo y el resto ya lo sabemos.

Por suerte, este es un caso extremo pero que nos señala que el riesgo cero no existe

Uno de los factores más importantes de estos problemas con Orto-k a principios de la década de 2000 que aprendimos fue que, para obtener los mejores resultados de seguridad, las lentes Orto-k solo deben ser ajustadas por un optometrista u oftalmólogo experimentado y debidamente cualificado.(2)

Por este motivo, en nuestro centro hemos optado por la adaptación de lentes Orto-k usando un software de última generación que se basa en la tomografía de la superficie del ojo por medio de Pentacam. De esta forma, conseguimos una adaptación mucho mejor que con los métodos clásicos que todavía mucha gente usa.

Otro estudio realizado observó que todos los pacientes jóvenes (hasta 16 años) que usaban Orto-k en una clínica específica mostró que no hubo casos de infección corneal (queratitis microbiana) durante 10 años de seguimiento.(7) 

En el Centro Fernández-Velázquez nuestra experiencia es también similar.

¿Tiene Orto-k más riesgos que las lentillas blandas?

Ese tipo de lentes de contacto son bastante diferentes de las Orto-k.

Las últimas se usan durante la noche y las lentes blandas generalmente se usan solo durante el día. 

Dentro de las lentillas blandas tenemos dos tipos: Las desechables y las reutilizables.

Las lentes de contacto blandas desechables diarias se colocan desde un recipiente estéril, se usan solo una vez y se tiran al final del día. 

Las lentes de contacto blandas reutilizables se usan durante el día, luego se limpian y almacenan durante la noche y se usan nuevamente en un periodo de tiempo que puede ser desde una semana a tres meses.

Las lentes Orto-k, en comparación, suelen durar 12 meses. 

Requieren limpieza diaria y almacenamiento durante las horas del día que no se usan. 

Tanto para las lentes de contacto blandas reutilizables como para las Orto-k,  el uso de las mismas lentes por más tiempo crea una mayor posibilidad de que un germen entre en contacto con la lente, a través de las manos u otros accesorios de limpieza y se reproduzca hasta una concentración que pueda causar daños en el ojo.

En una comparación directa, las lentes blandas desechables diarias tienen el riesgo más bajo de infección ocular, seguidos de Orto-k y lentes blandas reutilizables de uso diario que son similares. 

Recuerda, El uso nocturno de lentes de contacto blandas convencionales es el patrón de uso con más riesgo.(3-4-6)

En general, el riesgo de infección ocular ocasionada por las lentillas y Orto-k es extremadamente bajo siempre y cuando se usen y cuiden adecuadamente como te recomendemos.

¿Hay algún otro problema de salud ocular con Orto-K?

Los profesionales nos referimos a un “evento adverso” a cualquier problema que afecte el uso de lentes de contacto, desde una molestia leve hasta la más grave, una infección de la córnea, etc. 

Con un uso de más de 10 años desde la infancia, Orto-k muestra una tasa de eventos adversos similar a la de las lentes de contacto blandas. En ambos tipos los eventos adversos fueron leves y los riesgos fueron muy bajos.(8)

El evento adverso leve más común que afecta el uso de Orto-k y lentes de contacto blandas es la conjuntivitis alérgica, que puede estar asociada con las alergias estacionales (fiebre del heno). 

Eso sucedió en alrededor del 4 % de los usuarios por año. Alrededor del 10 % de los usuarios experimentaron algún evento adverso durante este período. 

En 10 años de duración del uso de lentes de contacto, pero en su mayoría eran problemas leves de conjuntivitis e irritación de la superficie de la córnea, que rara vez afectaban el uso de lentes.(8)

Otro de los problemas más habituales que nos encontramos en consulta son aquellas personas que no siguen correctamente nuestras recomendaciones de uso de las soluciones de mantenimiento. 

Generalmente en Orto-k recomendamos una solución a base de peróxido y esta requiere de un paso extra para neutralizarlo que consiste en el uso de una pastillita que libera oxígeno y consigue la desinfección total de las lentillas. 

Pues bien, algunos pacientes se olvidan del uso de la pastilla y al intentar colocar la lentilla notan una intensa sensación de picor. 

Realmente nada grave, pero gracias a la incomodidad producida no vuelven a olvidarse de poner la pastilla. Como decía mi abuela, “la letra con sangre entra”. 

El otro día vimos en consulta a un paciente que se quejaba de que la solución que le habíamos recomendado le picaba y molestaba horrores. 

Nos la traía y al sacarla del estuche vi que había gastado medio bote de líquido pero que estaban todas las pastillas neutralizadoras. 

Al preguntarle, me confirmó lo que temía. No había usado ninguna vez las pastillas. 

Entones le preguntamos: ¿para qué crees que son? y nos miró y no supo que decir. Moraleja, comprueba siempre las instrucciones de los líquidos.

¿Cómo afecta la limpieza y el cuidado de las lentes a la seguridad de la ortoqueratología?

La buena noticia y dónde queremos llegar con este post es que el riesgo de infección puede reducirse en gran medida, prácticamente a cero, si sigues los pasos de limpieza que te recomendamos. 

También si te aseguras de que las lentes Orto-k, su estuche y cualquier otro accesorio de las lentes no entren en contacto con el agua del grifo. (1 y 7)

¿Por qué evitar el agua con cualquier lentilla? 

Permíteme que te lo explique ya que es muy importante que lo recuerdas si usas cualquier tipo de lentillas. Hay un organismo en el agua llamado Acanthamoeba (se pronuncia Acantameba ). 

Tanto en agua dulce como incluso en el mar.  Particularmente en los tanques de almacenamiento de agua y en el agua del grifo sobre todo en localidades donde el agua no se trata correctamente. 

¿Recuerdas cuando te vas al pueblo de vacaciones y hay unos depósitos de agua para que no haya problemas de suministro? A a ellas también les gusta veranear allí. 

Centro Fernandez-Velazquez
Imagen de una Acanthamoeba . Fuente: https://arcella.nl/genus-acanthamoeba/

La Acanthamoeba  no es una bacteria es algo mucho más grande que se llama protozoo. 

¿Te acuerdas de las clases de Biología cuando ibas al Instituto? Pues bien, si no lo recuerdas, piensa en la Acanthamoeba  como si fuera un verdadero “Terminator”; se alimenta de las bacterias más duras y tiene un sistema de defensa muy evolucionado. 

Produce una infección ocular grave, que puede convertirse en una amenaza para la vista si no se trata.(7) 

Hace muchos años tuvimos la ocasión de ver a un chico que se fue a los Pirineos por una semana y que, cuando volvió, se trajo una infección que confirmaron en el hospital. Había estado toda la semana sin quitarse las lentillas y haciendo rafting. Por suerte, se le pudo tratar correctamente. 

Afortunadamente el ojo es altamente resistente a la Acantameba gracias al impresionante sistema de defensa de nuestros ojos, la infección es extremadamente rara

Cualquier uso de lentillas, incluso Orto-k, aumentaría el riesgo de infección por Acantameba debido a la posibilidad de que el agua entre en contacto por tiempo con el ojo.(7) Desafortunadamente, en los casos excepcionales de infección ocular en Orto-k, la Acanthamoeba se ha calculado que es la causa en un tercio de las veces. (9)

Por esa razón, el sistema de limpieza que se usaban antes por medio de un limpiador se recomendaba aclararlas con agua para guardarla con otro líquido, el conservador. Este tipo de sistemas de limpieza se han sustituido con sistemas que no requieren que el agua entre en contacto con la lentilla.

Centro Fernandez-Velazquez
Recuerda, el agua y las lentillas nunca en contacto

Pero incluso recuerda, que además de usar las soluciones de limpieza que te recomendamos, tienes que la lavarte y secarte las manos completamente siempre que vayas a quitarte y ponerte las lentillas (sean del tipo que sean). Recuerda que el agua no debe tocar las lentillas.

Los especialistas que prescribimos las lentillas debemos aconsejarte cómo limpiarlas y cuidarlas. 

Tienes la posibilidad de contactar con nosotros para obtener asesoramiento si no estás seguro de cómo cuidar las lentes Orto-k. ¡Ahh!!, y no cambies de líquidos sin nuestro consejo.

Conclusión: La Orto-K es muy segura

Debes tener en cuenta que todas las lentes de contacto, incluidas las Orto-k, pueden aumentar muy ligeramente el riesgo de una infección ocular. Como te dijimos antes, no existe el riesgo cero pero que si haces todo como te recomendamos es extremadamente difícil, que te pase nada malo. Eso sí que disfrutes de una excelente visión sin usar nada de la mañana a la noche.

La investigación demuestra que las lentes Orto-k son muy seguras de usar cuando verdaderos especialistas en Orto-K las adaptamos personalizadamente a cada paciente. Además, siempre y cuando se sigan los pasos de limpieza y cuidado de las lentes tal como te lo explicamos en nuestro centro de Madrid.

Si tienes interés en contactar con nosotros para saber si eres candidato a este tratamiento puedes realizar nuestro test online aquí, o bien pedir cita con nosotros online o bien en el 915 417 419 / whatsapp 637527480 .

Hemos usado las siguientes referencias para este artículo:

1.     Vincent SJ, Cho P, Chan KY, Fadel D, Ghorbani-Mojarrad N, González-Méijome JM, Johnson L, Kang P, Michaud L, Simard P, Jones L. CLEAR – Orthokeratology. Cont Lens Anterior Eye. 2021 Apr;44(2):240-269.

2.     Liu YM, Xie P. The Safety of Orthokeratology–A Systematic Review. Eye Contact Lens. 2016 Jan;42(1):35-42.

3.     Bullimore MA, Sinnott LT, Jones-Jordan LA. The risk of microbial keratitis with overnight corneal reshaping lenses. Optom Vis Sci 2013;90:937-944.

4.     Bullimore MA, Mirsayafov DS, Khurai AR, Kononov LB, Asatrian SP, Shmakov AN, Richdale K, Gorev VV. Pediatric Microbial Keratitis With Overnight Orthokeratology in Russia. Eye Contact Lens. 2021 Jul 1;47(7):420-425.

5.     Jeng BH, Gritz DC, Kumar AB, Holsclaw DS, Porco TC, Smith SD, Whitcher JP, Margolis TP, Wong IG. Epidemiology of ulcerative keratitis in Northern California. Arch Ophthalmol. 2010 Aug;128(8):1022-8. 

6.     Stapleton F, Keay L, Edwards K, Naduvilath T, Dart JK, Brian G, Holden BA. The incidence of contact lens-related microbial keratitis in Australia. Ophthalmology. 2008 Oct;115(10):1655-62.

7.     Ibrahim YW, Boase DL, Cree IA. How Could Contact Lens Wearers Be at Risk of Acanthamoeba Infection? A Review. J Optom. 2009;2(2):60–6.

8.     Hiraoka T, Sekine Y, Okamoto F, Mihashi T, Oshika T. Safety and efficacy following 10-years of overnight orthokeratology for myopia control. Ophthalmic Physiol Opt. 2018 May;38(3):281-289

9.     Kam KW, Yung W, Li GKH, Chen LJ, Young AL. Infectious keratitis and orthokeratology lens use: a systematic review. Infection. 2017 Dec;45(6):727-735.

Google Reviews