¿Por qué nos hacemos miopes? 1ª parte

¿Son factores externos o todo es cuestión de genética lo que causa la miopía?

(Un recorrido analítico a través del espacio y el tiempo en dos partes)

¿Por qué nos hacemos miopes? Es una pregunta que todos los miopes se hacen. En el este post te explicaremos todas las causas para que lo entiendas.

Centro Fernandez-Velazquez

La guerra de la miopía

A principios de la década de 1980, el ejército de Taiwán se dio cuenta de que tenía un problema. Cada vez más de sus reclutas eran miopes, lo que significa que necesitaban gafas para ver bien. 

¡Si China atacaba estarían en inferioridad de condiciones!  

Un estudio de 1983, realizado en toda la isla, confirmó que alrededor del 70% de los egresados ​​de la escuela taiwanesas necesitaban gafas o lentillas para ver correctamente. A día de hoy el porcentaje está por encima del 80%

Por suerte para los generales de Taiwán (y para el resto del mundo), la disparidad militar ha desaparecido:  En las últimas décadas, las tasas de miopía se han disparado también en China

Centro Fernandez-Velazquez
Aumento de la miopía en Asia

En la década de 1960, alrededor del 20-30% de los que terminaban la escuela en China eran miopes. En la actualidad son tan miopes como sus primos del otro lado del estrecho, con tasas en algunas zonas de China que superan el 80%.

En otras partes del continente, las cifras son aún peores. Un estudio de los hombres que terminaron la escuela secundaria en Seúl encontró que el 97% eran miopes. Hong Kong y Singapur no se quedan atrás. 

Y aunque el problema es peor en el este de Asia, no es exclusivo de él. 

Es difícil conseguir números fiables de Estados Unidos y Europa, pero un estudio científico publicado en 2015 afirmaba una tasa europea de entre el 20 % y el 40 %; un orden de magnitud superior a lo que podemos considerar «natural».

Para la mayoría de los afectados, la miopía es una molestia costosa para toda la vida. Pero la miopía severa puede conducir a una pérdida de la visión intratable. Un artículo publicado en 2019 concluyó que cada empeoramiento de una dioptría en la miopía se asociaba a un aumento del 67 % en la prevalencia de la maculopatía miópica, una afección intratable que causa ceguera. Por lo que hacerse miope no es solo cuestión de estética, es de salud. Por esa razón, es muy importante tratar de frenar la miopía en niños y jóvenes.

En algunas partes del este de Asia, el 20 % de los jóvenes tienen miopía magna o severa, definida como 6 dioptrías o peor (cuadro 2). 

Centro Fernandez-Velazquez
Prevalencia de miopía y de miopía magna en los egresados del colegio en 2015

Esto está acumulando un gran problema para las próximas décadas.

Y todo eso, a su vez, está comenzando a atraer la atención de los gobiernos. 

En 2018, Xi Jinping, presidente de China, convirtió el control de la miopía infantil en una prioridad nacional. Las medidas enérgicas contra las industrias de videojuegos y las tutorías privadas en el país, que comenzaron en 2021, fueron motivadas en parte por las preocupaciones sobre la miopía de los niños. 

Los gobiernos de Taiwán y Singapur también están tratando de hacer algo al respecto.

Causas de la miopía: no todo está en los genes

La mayor parte de la miopía es causada por deformaciones en los globos oculares. Un ojo que funciona correctamente enfoca la luz entrante con precisión en la retina, la superficie sensible a la luz en la parte posterior del globo ocular (vea imagen). 

¿Qué es la miopía? En un ojo miope, por el contrario, el globo ocular está deformado de una manera que hace que la luz termine enfocada por debajo de la retina al ser excesivamente más largo. Los pacientes pueden ver normalmente de cerca, pero los objetos distantes se ven borrosos. Y la condición tiende a ser progresiva, con empeoramiento de la visión durante la niñez y la adolescencia, antes de estabilizarse en la edad adulta.

Centro Fernandez-Velazquez
Ojo miope y ojo normal (emétrope)

Durante décadas, los investigadores pensaron que la miopía era principalmente genética. Se daba en familias, y los estudios han revelado varias variantes genéticas que aumentan el riesgo de desarrollar la afección. 

Sin embargo, hubo indicios tempranos de que esta no podía ser toda la historia. 

Centro Fernandez-VelazquezUn estudio de los Inuit en Alaska, publicado en 1969, encontró que la miopía era prácticamente desconocida en personas de mediana edad o mayores, pero que las tasas superaban el 50% en niños mayores y adultos jóvenes en ese momento. 

Tal cambio es demasiado rápido para ser puramente genético, y sucedió justo cuando los participantes del estudio habían comenzado a adoptar una forma de vida más asentada y occidentalizada. De ahí, que ahora pensamos que la epigenética tiene mucho que ver.

Centro Fernandez-Velazquez

¿Es la miopía cosa de sabios?

El aumento en el este de Asia, que ocurrió con la industrialización de los países, fue más difícil de descartar. 

La miopía es estereotípicamente una aflicción de los amantes de los libros, y un gran número de estudios ha confirmado un vínculo fuerte y confiable con la educación. 

Cuanto más educada es una persona, más altas son sus calificaciones y más participa en clases y tutorías extraescolares. 

Y más posibilidades tiene de ser miope. 

Te pondré un ejemplo que tal vez no conozcas:

Un intrigante estudio a niños judíos ortodoxos de Israel, en la década de 1990, confirmó el vínculo con las largas jornadas escolares. El estudio demostró que los niños, que además del plan de estudios normal recibían una educación religiosa intensiva, eran más miopes que sus hermanas, que no la recibían.

Puesto que no hay una forma objetiva de mostrar que aprender sumas, ortografía o incluso el Talmud cause miopía directamente, se supuso que la educación era un representante de otra cosa. 

Una posibilidad es la noción popular —planteada ya hace más de 400 años por Kepler, un astrónomo alemán que necesitaba gafas— de que la miopía está relacionada con demasiado trabajo de cerca, como leer y escribir.

Esa teoría sigue siendo aceptada pero, la evidencia es mixta en el mejor de los casos.

Entonces, ¿la miopía y el estudiar no están relacionados?

Ahhh, ¡pronto lo sabrás!

Permanece atento a nuestro blog porque esta respuesta la daremos en el siguiente post.

Mientras tanto, si tienes interés en contactar con nosotros para saber si eres candidato al tratamiento con lentes Orto-k, puedes realizar nuestro test online aquí y o bien pedir cita con nosotros:

¡Nos vemos pronto!

Google Reviews