Niños con miopía tienen mayor riesgo de problemas psicológicos, ¿Qué podemos hacer?

Los niños con miopía experimentan niveles significativamente más altos de problemas psicológicos. Recientemente ha sido publicado en la eminente revista Ophthalmology que señala el vínculo entre la discapacidad visual que es la miopía en niños y los problemas psicológicos como la depresión y la ansiedad.

19 millones de niños en todo el mundo menores de 14 años tienen problemas de visión o son ciegos. Cada vez hay más niños con miopía y esta empieza en edades más tempranas por lo que sus complicaciones cada vez nos afectan más.

La miopía es un trastorno común de la visión en el que puedes ver con claridad los objetos que están cerca tuyo, pero ver borrosos los objetos alejados. Se produce cuando el tamaño del ojo es demasiado largo lo que hace que las imágenes se enfoquen delante de la retina en lugar de sobre la retina. Algo que en principio podría parecer simple y poco peligroso.

Esta información nos ayuda a profundizar en la comprensión sobre el vínculo entre la discapacidad visual, miopía, y la salud mental de los niños. Aunque los trastornos oculares, la depresión y la ansiedad es menor entre los niños que entre los adultos, estas afecciones representan un mayor riesgo para los niños cuando no se identifican y corrigen de inmediato.

También existen otros problemas que han permanecido más ocultos y que ahora se están analizando. Así, recientemente nos hemos hecho eco en este blog de otra investigación que señaló el vínculo entre la miopía en niños y la obesidad (síndrome metabólico) en los adultos.

Aunque la miopía pone en un mayor riesgo de sufrir problemas de salud ocular a lo largo de la vida como desprendimiento de retina, glaucoma, cataratas y maculopatía miópica (daño en el área central de la retina). Los tejidos de los globos oculares están más estirados y son más finos, y esto ocasiona desgarros, inflamación, el surgimiento de nuevos vasos sanguíneos que son débiles y sangran con facilidad, y cicatrices.

Miopía en niños, ¿Qué podemos hacer?

Por esta razón cada vez toma más importancia los tratamientos que ofrecemos en dos áreas muy concretas para tratar la miopía en niños como son:

  • su estabilización haciendo que suba lo menos posible.
  • la capacidad de ver bien a lo largo del día sin necesitar gafas o lentillas.

Ambas áreas de tratamiento se han visto realmente confirmadas por una técnica de la que el Centro Fernández-Velázquez es pionero en España: Orto-K.

Con Orto-K , estas lentes se usa cuando el niño se va a dormir y luego se quitan por la mañana y permiten durante el día que el niño sea capaz de ver sin el uso de gafas o lentes de contacto. Gracias a nuestra experiencia de muchos años y la tecnología que empleamos hemos desarrollado en nuestro Centro el método Ji-Yū para obtener los mejores resultados tanto en visión como en control de la miopía en niños.

El método Ji-Yū reduce sensiblemente el avance de su miopía. Por cada dioptría que consigamos que no le suba, reduciremos el riesgo de sufrir complicaciones graves, en sus ojos por el resto de su vida.  

Además de los inherentes beneficios de conseguir que la miopía suba lo menos posible en los años de crecimiento se han demostrado que existen otros beneficios que los niños pueden obtener de ver bien y no usar gafas como:

  • Mejorar su nivel de Autoestima y evitar situaciones de bullying: Una de las razones para que los niños no usen gafas es para muchos padres el evitar que sean son objeto de bullying o que se les señale por llevar gafas. Hay evidencia científica que señala que el llevar gafas aumenta el riesgo de sufrir algún tipo de bullying o problemas de relación con compañeros. El ser capaces de ver bien de nuevo sin usar gafas en los niños pueden ayudar a aumentar su autoestima, darles más confianza en las clases y en el rendimiento deportivo, e incluso minimizar la posibilidad de convertirse en víctima de acoso escolar.
  • Evitar dependan de las gafas para todo: Otra de las razones para que los niños no usen las gafas es que simplemente los niños las rompen o pierden con frecuencia, a veces varios pares en el mismo año. Además, si estas no se tratan con el máximo cuidado (algo que no es de esperar en los niños) se desajustan y ya no tienen el efecto correcto. También todos sabemos que el destino de muchas gafas es que cuando llegan a clase es la mochila. ¿No parece que muchas veces la obligación de los profesores es ver cuantos niños que deberían llevar las gafas puestas no lo hacen? El no usar las gafas pueden potencialmente hacer progresar más la miopía.
  • Realizar actividades Deportivas con total libertad:  Las gafas son un bloqueo en la actividad física y el deporte. La mayoría de niños en la actualidad practican múltiples deportes, hacen baile, gimnasia, karate, etc. El ser capaz de poder ver bien sin depender de nada para hacerlo es otra de las ventajas de nuestro método Ji-Yu de Orto-K para niños.

Si deseas mayor información si tus hijos pueden luchar a la miopía usando nuestro método Ji-Yu de Orto-K para niños te animamos que contactes con nosotros. Puedes pedir cita con nosotros, aquí. También puedes llamar a nuestra consulta al 915 417 419.

Aquí puedes leer el estudio completo.

Google Reviews