Le agradecemos su interés en el Centro de Miopía Fernández-Velázquez. Tenemos un especial interés en buscar soluciones globales y definitivas para la miopía y el queratocono.
+ (34) 637 527 480
info@fernandez-velazquez.com/nuevaweb

Related Posts

Blog

¿Qué es el astigmatismo y cuáles son sus causas?

El astigmatismo es una condición que aparece cuando la córnea -capa transparente que recubre la pupila y el iris- o el cristalino del ojo no son totalmente esféricos, es decir, su curvatura no es suave y regular. Esta imperfección lleva a que los rayos de luz procedentes de los objetos no sean refractados correctamente sobre un punto en la parte posterior de la retina, impidiendo el enfoque claro de los objetos y generando en las personas que la padecen la consecuente visión borrosa o distorsionada, tanto a distancias cortas como largas.

La mayoría de los individuos nacen con astigmatismo debido a que puede tener un componente hereditario. Si bien en los casos leves puede ser asintomático, a veces los niños que lo presentan no se quejan de la visión borrosa o de la dificultad para apreciar los detalles porque han vivido siempre con esta circunstancia. Es por esto que los exámenes oftalmológicos regulares son elementales para detectar el astigmatismo y evitar que éste interfiera en el desempeño escolar del pequeño y en su calidad de vida en general.

Cabe destacar que es falsa la creencia popular que asegura que esta anomalía se produce o se agrava por mirar muy cerca la televisión o computadora, o al pasar mucho tiempo leyendo o hacerlo con poca iluminación. Sí es posible que una persona comience a padecer astigmatismo como consecuencia de algún traumatismo, enfermedad o cirugía ocular (por ejemplo, después de una cirugía de cataratas).

Según las dioptrías, el astigmatismo puede ser considerado:

  • Leve: menor a 1 dioptría;
  • Moderado: entre 1 y 2 dioptrías;
  • Severo: entre 2 y 3 dioptrías;
  • Extremo: más de 3 dioptrías

Una vez que este defecto del ojo es diagnosticado, puede corregirse mediante el uso de gafas, lentes de contacto tóricas o intervenciones quirúrgicas. Esta última alternativa es frecuente en casos severos o cuando el astigmatismo se presenta asociado con otras patologías como hipermetropía o miopía. El tratamiento quirúrgico puede implicar la cirugía láser LASIK, mediante la cual se moldea la córnea, o el uso de lentes fáquicas intraoculares (ICL), lo cual consiste en la implantación de una lente fina y maleable en el interior del ojo, precisamente detrás del iris y delante del cristalino.

Por último, será el oftalmólogo quién evaluará las peculiaridades de cada persona con astigmatismo e indicará el mejor tratamiento para corregirlo. Recuerda que el cuidado de los ojos debe estar siempre en manos expertas.