Le agradecemos su interés en el Centro de Miopía Fernández-Velázquez. Tenemos un especial interés en buscar soluciones globales y definitivas para la miopía y el queratocono.
+ (34) 637 527 480
info@fernandez-velazquez.com/nuevaweb

Related Posts

Blog

Crosslinking o cómo reforzar la córnea

Si alguna vez has visto por la calle, en una reunión o frente a un espejo a alguien con los ojos muy saltones o con una forma extraña tipo cónica, es probable que no se trate de algo tan normal como pensabas. De hecho, se trata de una enfermedad que degenera la visión porque produce un desgaste en la córnea conocida como queratocono.

Entre sus síntomas están la fatiga ocular, cierta picazón, deterioro de la capacidad visual y, en ocasiones, fotofobia (rechazo a la luz). Y, aunque se desconoce a ciencia cierta su causa, en la actualidad existen técnicas que pueden corregir a tiempo este problema para que no afecte catastróficamente a largo plazo.

Una de las más conocidas es el crosslinking, que consiste en aumentar la rigidez en la córnea, fomentando las uniones del colágeno. Esta operación no ocasiona daños en el ojo y el procedimiento no dura más de una hora. Potencia los anillos intracorneales mejorando el sentido de la vista.

¿Cómo es el procedimiento para reforzar la córnea?

Primero, al paciente se le aplica una anestesia en gotas para luego comenzar a aplicar luz ultravioleta en la zona afectada. Los médicos utilizan a su vez la Riboflavina (B12), que funciona como un fotosensibilizador durante una media hora, para evitar que la luz ultravioleta afecte a otras partes del ojo.

Los próximos 30 minutos de operación son usados para irradiar una luz UV especial y luego colocar una lente de contacto que preservará el ojo. El especialista, luego de terminar este procedimiento, revisa cuidadosamente la córnea y la lente, para posteriormente dar de alta al paciente.

El crosslinking, como se mencionó, previene la evolución del queratocono, mejorando ligeramente la capacidad visual. A pesar de ser un procedimiento que no representa riegos, no se debe utilizar para tratar a menores de 14 años, pacientes que hayan sufrido queratitis herpética, que presenten estrías de Vogt o que demuestren tener una opacidad por cicatrización densa en la córnea. Esta técnica debe evitarse en pacientes que posean infecciones corneales en el sitio a tratar o si sus ojos son muy secos.

Cuando se fortalecen las zonas donde las láminas de colágeno hacen su unión, se estabiliza mucho más la visión, evitando la propagación del mencionado y temido queratocono. El biometrismo corneal aumenta, gracias al crosslinking, en un 300% aproximadamente, lo que da como resultado el reforzamiento de la córnea. Procedimiento que ayuda a la vista y también permite realizar otras operaciones más complicadas.