Le agradecemos su interés en el Centro de Miopía Fernández-Velázquez. Tenemos un especial interés en buscar soluciones globales y definitivas para la miopía y el queratocono.
+ (34) 637 527 480
info@fernandez-velazquez.com/nuevaweb

Related Posts

Blog

Queratocono, cada vez menos trasplante de córnea

Recientemente, la revista médica “Cornea”, publicó un investigación sobre algunas de las tendencias actuales en el queratocono y su relación con el trasplante de córnea (1). Para este estudio, los autores revisaron los datos de más de 20.000 pacientes en EE.UU. que presentaban  queratocono para poder sacar ciertas conclusiones. Lógicamente el sistema sanitario en EE.UU. y en nuestro país no son iguales pero las conclusiones de este estudio no dejan de tener cierta validez en nuestro entorno.

Los autores encontraron una tendencia a la baja en el número de trasplantes de córnea realizados en la última década. Encontraron que alrededor del 3% de los pacientes habían sido sometidos a cirugía de trasplante de córnea; ese número es inferior al esperado (10-15%).  Según esto autores la causa más factible de esta fuerte disminución ha sido:

  • La mejora sustancial en la tecnología de lentes de contacto. Posiblemente los pacientes que habrían necesitado un trasplante anteriormente, son tratados cada vez más eficientemente con lentes de contacto especiales como son las híbridas, blandas para queratocono.   Estas lentes mejorarían a las tradicionales de gas permeable en los casos severos y producirían un menor deterioro corneal. Además la tecnología que usamos en la actualidad para su adaptación y seguimiento (como por ejemplo Topografía corneal, OCT de segmento anterior y Aberrometría) nos permiten mejorar nuestros tratamientos con lentes de contacto.

Los autores encontraron que ser varón y estar  entre las edades de 20 y 40 fueron algunos de los indicadores más probables de haber sido sometidos a un trasplante debido a queratocono. Además, los investigadores descubrieron que estos pacientes compartían ciertos factores socio-económicos como menor nivel educativo y menos ingresos. Estos factores limitarían el acceso a lentes de contacto de alta calidad en estos casos.

Otros factores que podemos observar y que van a ir limitando la necesidad de sufrir un trasplante de córnea y por tanto mejorar la calidad de vida en estos pacientes son:

  • La técnica del cross-linking corneal que está siendo disponible internacionalmente desde hace algún tiempo.Los estudios realizados en Europa,  encuentran que el número de trasplantes de córnea ha disminuido  sustancialmente desde que el cross-linking se convirtió en el estándar de cuidado. Sin embargo, al haber sido aprobada con la autoridad sanitaria norteamericana (FDA)  muy recientemente no se considera que hasta ahora sea un factor importante en este estudio.
  • Otro posible factor para la disminución del número de trasplantes puede ser que esta cirugía son cada vez más exitosas y hay una menor tasa de re-trasplantes.

La queratoplastia penetrante (QP) es el término que describe un trasplante de córnea ‘de espesor total’. Realizada por primera vez hace más de cien años, el cirujano oftalmólogo utiliza un dispositivo que se asemeja a un cortador de galletas redondo para cortar la córnea dañada y retirarla. Una córnea de un donante se coloca en su lugar y se sutura. Hoy en día, muchos cirujanos están optando por un trasplante ‘de espesor parcial’ llamada queratoplastia lamelar anterior profunda ( DALK). Mientras que la córnea no es más gruesa que medio milímetro, en realidad se compone de varias capas de diferentes tipos de células. Las capas más afectadas en el queratocono son la capa superior (las capas más cercanas al exterior del ojo). Así que en los  tratamientos lamelares, el cirujano sólo elimina las capas superficiales de la córnea enferma, dejando la parte inferior de la córnea (el endotelio) en su lugar. El médico entonces separar delicadamente las capas del tejido del donante y el trasplante sólo la capa superior. Los especialistas  encuentran que los trasplantes realizados de esta manera tienen un período de recuperación más corto, menor riesgo de rechazo y una visión post-operatoria óptima.

A pesar de los mejores esfuerzos de los especialistas en tratar a los pacientes con queratocono, para un pequeño porcentaje de pacientes cada año, la enfermedad avanzará hasta el punto que no se puede obtener una visión útil. En esos casos, el médico puede recomendar un trasplante de córnea.

La tasa de éxito para el trasplante de córnea es más del 80%. En ocasiones, el fracaso del injerto ocurre y tendrá que ser reemplazado en una nueva cirugía. El rechazo del injerto puede tener lugar en cualquier momento, nada más haberse operado o incluso décadas después. En el rechazo del injerto, el sistema inmunitario del cuerpo trata de destruir el tejido extraño (aunque haya estado implantado durante algún tiempo). Hay que tener en cuenta que no siempre  el rechazo del injerto  significa automáticamente la necesidad de reemplazar la córnea. Si se detecta a tiempo, es muy probable tener  éxito en la estabilización de las córneas y revertir el rechazo con el uso de varios tipos de medicaciones.

A los primeros signos de rechazo del injerto, es esencial ponerse en contacto con su médico para iniciar el tratamiento. Su cirujano oftalmólogo le dirá exactamente lo que debe vigilar. Los signos de advertencia comunes incluyen pérdida de la visión, mayor  sensibilidad a la luz y el aumento del enrojecimiento o dolor en el ojo.

  1. Sarezky D, et al, “Trends in Corneal Transplantation in Keratoconus”, Cornea, 2016, Nov. 16, Epub ahead of print.