En Fernández Velázquez Expertos en Visión, hemos desarrollado el Método Ji-Yū para conseguir la gestión integral de la miopía infantil.

Di adiós al aumento sin control de la miopía

El método Ji-Yū reduce sensiblemente el avance de su miopía. Por cada dioptría que consigamos que no le suba, reduciremos el riesgo de sufrir complicaciones graves, en sus ojos por el resto de su vida.  Este método lo basamos en los siguientes puntos:

1. La evaluación más completa para tus hijos

Un experto en el Método Ji-Yū evaluará el caso basado en nuestro protocolo exclusivo de trabajo siguiendo el consenso científico más moderno como las guías del International Myopia Institute. Además de cuantificar la graduación necesaria también evaluamos el estado de coordinación ocular y el enfoque (acomodación).

Además, realizaremos tres pruebas claves:

  • Detección del estado de la parte posterior del ojo por medio de tecnología OCT.
  • Análisis del segmento anterior por medio de tomografía Pentacam
  • Medición de la longitud del ojo (biometría) por medio de tecnología Myopia Master de Oculus

Por medio de la tomografía de alta resolución evaluamos la córnea en 14.000 puntos y así obtenemos un “mapa del ojo en tres dimensiones” con todas las pequeñas irregularidades de hasta de 0.25 micras que hacen de cada ojo especial.

Con la biometría mediremos la longitud del ojo (a más miopía, el ojo se hace más largo) y veremos  en qué percentil de  crecimiento de ojo se encuentra tus hijos.

Esta última prueba es de gran importancia a la hora de poder realizar un pronóstico del crecimiento de la miopía. Ya que, si no se hace nada para detenerla, con los años seguirá aumentando.

Una vez con todos los datos recabados, podremos aconsejar las mejores estrategias para mejorar la visión del paciente y reducir los incrementos de miopía infantil usando nuestros tratamientos.

2. Diseño de un tratamiento personalizado

Una vez realizada la evaluación inicial podemos pasar a diseñar las lentes de tratamiento por medio de un proceso de diseño y fabricación personalizado y único.

Las lentes que usamos son nocturnas y exclusivas para cada caso. Ellas, cumplirán dos objetivos, el primero es hacer que una vez que se retiren, la visión se recupera. Y en segundo lugar, también frenamos la evolución de la miopía. Para su diseño empleamos toda nuestra experiencia de más de 20 años para optimizar los resultados de ambos tratamientos.

Usando todas estas tecnologías ofrecemos una serie de ventajas únicas:

Tendrás la absoluta seguridad que la lente que pongamos en los ojos de tus hijos nadie la ha probado antes ya que cada lente es individualizada y única.

No necesitamos hacer múltiples intentos y probar lentillas. Antes se buscaba adaptar el ojo a la lentilla, ahora todo lo contrario adaptamos una lentilla a cada ojo, ganando en efectividad y en seguridad. En el 90% de los casos, la primera lentilla es la definitiva lo que significa tener que acudir menos veces a nuestro Centro.

Somos los únicos que tenemos la capacidad ajustar los diseños a las necesidades visuales y características oculares únicas de nuestros pacientes. Para ello usamos un software de diseño integrado en la tomografía de alta resolución. Esto es lo que nos diferencia de los métodos convencionales, donde se puede evaluar cambios de al menos 20 micras. Nosotros por nuestro lado, tenemos la gran ventaja de diseñar con exactitud de 1 micra.

Las lentes se fabrican en Optimum Infinite, el material más permeable al oxigeno que es hasta un 80% superior en paso que otros, que es un extra más en la seguridad de nuestro método.

Usamos un color distinto para la lentilla del ojo derecho y del izquierdo para evitar confusiones.

En aquellos casos que decidamos que las lentes nocturnas no son la mejor solución, podemos diseñar lentillas blandas personalizadas para usar por el día. Estas son para ponerse en el ojo por la mañana y quitarlas cada noche. Las lentillas, tienen un diseño óptico especial para reducir la progresión de la miopía al tiempo que brindan una visión clara durante el día similar a las lentes nocturnas que usamos en el Método Ji-Yū.

3. Control exhaustivo para los mejores resultados

Con nuestra metodología de trabajo seguiremos la evolución del caso actualizando las lentillas de manera regular así garantizamos siempre los mejores resultados. Evaluaremos de forma periódica los resultados y seguiremos midiendo la evolución de los ojos, adaptando los tratamientos según su comportamiento y evidencia científica.

De forma periódica mediremos la longitud de los ojos (recuerda que, a ojos más largos, más miopía y mayor riesgo de sufrir problemas visuales para el resto de la vida). Generalmente recomendaremos un seguimiento al menos cada seis meses y ajustar las lentes nocturnas cada año para estar completamente seguros que todo se encuentra correcto.

Con nuestro método Ji-Yū usamos siempre la mejor tecnología para obtener precisos resultados, que garanticen máxima seguridad a los ojos de tus hijos.

Usando las lentillas nocturnas regularmente, tus hijos conseguirán una excelente visión durante el día, liberándolos de usar gafas o lentillas de la mañana a la noche. Al ser un tratamiento reversible y no-invasivo una vez que sean adultos, si así lo deciden, podrán optar por operarse con técnicas más seguras y efectivas al tener menos miopía.

Entrevista acerca del método Ji-Yū

Haz clic en reproducir el video ▶️ porque tenes información muy importante para tí.

¿Quieres invertir en la salud de tus hijos?
Google Reviews