Cross-linking para queratocono


El cross-linking corneal (CXL) se está convirtirtiendo en una de nuestras principales estrategias de control en el queratocono

El cross-linking corneal (CXL) se está convirtiendo en una de nuestras principales estrategias de control en el queratocono

¿Qué es y para qué sirve?

El cross-linking es una técnica que trata de conseguir un aumento de la rigidez corneal con el objetivo de frenar la evolución y mejorar la calidad visual de diferentes problemas  como pueden ser el queratocono, queratoglobo y ectasias post-lasik.

Consiste en la aplicación local de radiación ultravioleta unida a un fármaco fotosensibilizador (Riboflavina).  El procedimiento se realiza bajo anestesia tópica, es decir, con gotas. Se inicia con una instilación de gotas de Riboflavina (vitamina B12) durante unos 30 minutos para sensibilizar el tejido corneal a la acción de la radiación ultravioleta a la vez que impide que esta radiación afecte a otros tejidos del ojo; acto seguido se procederá a la aplicación de luz UV específica, durante un tiempo de 30 minutos, y se acaba el tratamiento con la colocación de una lente de contacto terapéutica que protegerá el ojo después de ser tratado.  Al cabo de unos minutos de la finalización del tratamiento, se revisará el estado del ojo tratado y se verificará la posición de la lente de contacto y se procederá a dar el alta y el tratamiento farmacológico a seguir.

Puede obtener más información sobre esta novedosa técnica  aquí.