Las nuevas tecnologías influyen y mucho en los ojos de nuestros niños


Relación de la miopía en niños y el uso de las nuevas tecnologías

Vivimos en una época en la cual las nuevas tecnologías no dejan de tomar forma y protagonismo. Es bastante común encontrar a niños que desde edades tempranas están en continuo contacto con los dispositivos tecnológicos más actuales, como tablets, smartphones u ordenadores.

En otras generaciones los menores no se vieron expuestos a este tipo de situación, por lo que no tuvieron que enfrentarse a las consecuencias de forzar la vista con tanta frecuencia. Es difícil saber cómo se comportará el ojo ante ese sobreesfuerzo.

¿Dónde radica el problema?

Han sido varias las teorías sobre el factor desencadenante de la miopía. En un principio se pensó que el esfuerzo excesivo a la hora de enfocar, si permanecía durante un tiempo prolongado, podría ocasionar un daño en el ojo. Una especie de contractura, similar a la de un músculo tras un sacrificio mayor. Quedando el ojo congelado en la distancia hacia la que miraba y divisando todo lo demás de manera desenfocada.

Actualmente, la idea se centra más en la escasez de visión periférica. Es decir, el ojo se fija en las distancias cortas y se ?olvida? de lo que se encuentra a su alrededor. Es incapaz de realizar una visión de 180 grados, que abarca distancias más lejanas.

¿Es posible evitar un aumento en la miopía de los niños?

La miopía es un defecto de graduación donde el paciente es capaz de ver con claridad la imagen de cerca, pero es incapaz de visualizar con la misma nitidez de lejos. Esto se debe a que el cristalino presenta una curvatura excesiva, que provoca que la imagen de los objetos se forme antes de que llegue a la retina.

Es cierto que con los años la graduación puede avanzar, pero no es algo que se dé en todos los casos. Sin embargo, si se fuerza la vista constantemente, sí que podrían aparecer graduaciones inexistentes hasta entonces en el niño. Esto es precisamente lo que ocurre con el uso de dispositivos tecnológicos, los ojos se encuentran a una distancia excesivamente pequeña de la pantalla.

Lo más recomendable para evitar un aumento en las dioptrías es la realización de actividades con luz natural y espacios abiertos en los cuales la visión periférica se ponga en funcionamiento. Así los ojos no se verán expuestos al sobreesfuerzo y las distancias lejanas no pasarán desapercibidas.

www.fernandez-velazquez.com