Miopía en niños y cómo les afecta en el aprendizaje


Miopía en niños – Un problema de difícil solución

Todos cuantos usan gafas, ¿cuánto no han deseado que la siguiente revisión les declarase que su miopía estaba estancada? Y es que nos topamos con un defecto que progresa con la edad y lo hace a peor.

La miopía en niños no es algo extraño y su evolución sigue a la edad, además del uso de la vista. Generalmente, suelen ponerse los 18-20 años como tope del crecimiento de dioptrías.

Esto es un decir porque, ¿sabía que, realmente, las dioptrías de la miopía se miden en sentido negativo? No tenemos 1 o 5 dioptrías, sino que nos fastidian la vista -1 o -5 dioptrías.

La miopía se define como un defecto del ojo, más que como una enfermedad. Tal defecto consiste en una curvatura más o menos exagerada del cristalino, lo que provoca que las imágenes se formen antes de la retina.

¿Resultado? Que los objetos cercanos los vemos bien y los lejanos borrosos. Esto suele detectarse durante la infancia y es imposible de evitar.

¿Afecta la miopía en niños a su desarrollo?

La respuesta es sí. El niño miope puede verse limitado en varios grados y en distintas circunstancias. Por ejemplo, en su aprendizaje intelectual puede sufrir al no ver claras las explicaciones apuntadas en una pizarra.

En su desarrollo motriz queda relegado porque no ve bien la portería a la que debe chutar o no se coordina con el compañero que le lanza el balón. En sus paseos familiares no disfruta del horizonte al no verlo borroso, perdiéndose los detalles.

La miopía coarta su temperamento al restarle posibilidades de mejora. Y no digamos si hay tendencia a la timidez y al ensimismamiento.

Llegará un momento en que el defecto ocular salte a la vista de sus padres, pero mientras, ¿lo manifiesta verbalmente o se lo calla? Un problema físico puede reforzar sus tendencias de aislamiento.

Respeto a sus compañeros pueden desarrollarse comportamientos de menosprecio o cierto abuso. Ven su limitación y se aprovechan de ella para menospreciarle.

“La solución pasa por un diagnóstico temprano y la corrección adaptada a su edad”

Por eso, no dude en consultarnos y ver las opciones de que disponemos. El control de la miopía en niños tiene solución y tal defecto no tiene por qué condicionar negativamente el crecimiento e infancia de sus hijos. Compruébelo con nosotros!

fernandez-velazquez.com