Lentillas orto k: Ventajas


laser-vista-ojos

Las lentillas orto k se utilizan en el tratamiento ocular llamado Ortoqueratología. La misión de la lentilla es la modificación programada de la córnea para corregir la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo. Son unas lentillas especiales que se utilizan mientras se duerme para lograr una visión nítida durante el día.
Tienen su origen en la década de los años 60. En sus inicios la efectividad de la lentilla estaba limitada únicamente a las miopías bajas. Pero, desde hace 15 años, gracias a las nuevas tecnologías, se vienen tratando eficazmente las miopías de 6 dioptrías. En la actualidad se está avanzando en los tratamientos de la hipermetropía y el astigmatismo. La técnica de la Ortoqueratología es actualmente una alternativa viable en la corrección de las miopías de tipo medio y bajo.
Deben utilizarse cada noche para conseguir el efecto deseado. El tiempo de uso depende de diversas variables. Lo normal es llevarlas cada noche, aunque algunos pacientes sólo las pueden usar cada dos días o incluso menos. La cornea es moldeable y parcialmente elástica y si no se usan las lentillas, la córnea vuelve a la forma original. Esta característica asegura que la técnica es inocua, al ser reversibles todos los efectos.
El objetivo principal de las lentillas Orto-k es lograr una visión libre de gafas o lentillas durante el día. Esto es, en sí, una gran ventaja para los que practican deportes. También son muy recomendables para las personas que frecuentan ambientes de polvo o suciedad.
Diversos estudios oftalmológicos han llegado a la conclusión de que las lentillas orto-k resultan especialmente interesantes en niños y jóvenes con una miopía incipiente, puesto que se ha probado que con su uso se consigue una reducción significativa en la progresión de las miopías.
Antes de su utilización es necesario realizar un examen inicial que incluya una revisión completa y una topografía corneal para valorar cada caso y determinar si es posible que se pueda probar la técnica en esa persona. El tratamiento sólo se inicia cuando la córnea del paciente presenta una respuesta adecuada en el test de viabilidad. Una vez superadas las pruebas iniciales se usarán las lentes, en una programación regular, cada noche. Después de una semana, si todo va bien, la visión se normaliza y ya se podrá ver bien durante todo el día. Dependiendo de cada caso, pueden ser necesarios varios pares de lentes para lograr el resultado deseado. El tiempo del tratamiento es, aproximadamente, de unos 3 meses.
Frente a la cirugía tiene la ventaja de que se puede realizar en las córneas delgadas y en los casos en que la cirugía refractiva no sea posible. Además, puede realizarse a cualquier edad.