¿Cómo se asientan las lentes esclerales?


Las lentes esclerales son un gran recursos en casos en nuestra consulta. Las solemos utilizar generalmente en casos de córnea irregular como en queratoconos, tras trasplantes de córnea y ectasias post-lasik. Tiene como ventajas que al no apoyar en la córnea no producen alteraciones en ésta como pueden ser tinciones corneales y/o erosiones. Además al apoyar sobre el sistema conjuntiva/esclera observamos lentes con un excelente centrado sobre la pupila y con un extraordinario confort.

El estudiar cómo se asientan paulatinamente las lentes esclerales sobre el sistema conjuntiva/esclera es algo relativamente nuevo para nosotros. Hasta ahora las únicas lentes que se apoyan en este sistema eran las blandas y no era un factor que nos importara demasiado ya que por su material y geometría no era de esperar cambios excesivos.

A propósito de este caso, una queratoplastia por queratocono, podemos observar algunos de los cambios asociados al asentamiento escleral y cómo se realiza.

comparativa de lentes esclerales

En la imagen superior se observa una lente Alexa ES (Laboratorios Tiedra, Alcorcón) de diámetro 15.00 después de una prueba de 1 hora. La lente presenta un vaulting (separación) central  con la córnea de 122 micras. Sin embargo en la zona temporal se observa que es de 160 (40 micras más que en el centro) pero sin embargo en la otra zona la lente entra en contacto con la córnea. Ante esta situación que puede producir cambios indeseables en el estado del injerto se decidió pedir otra lente.

La nueva fue una  Alexa ES en diámetro 15.50 y cerrando ligeramente el radio central. Es la imagen inferior. Ahora el vaulting central también también a la hora es de 472 micras. En la zona temporal la lente se encuentra a 442 (30 micras menos que en centro) y en la zona nasal, dónde antes había contacto, ahora hay 219 micras (250 micras menos). El resultado fue una lente con excelente comodidad y con una agudeza visual superior a 1.0.

¿Qué hace de este caso interesante? Interpreto ante estas dos imágenes que la lente se asienta primero sobre la escleral nasal, que es dónde sabemos que presenta mayor contacto por su anatomía. En el primer caso, esto ocurrió hasta que la lente “contactó” con el ojo y no permitió que siguiera dicho proceso de estabilización  en la otra zona. Sin embargo, en la segunda lente, ya que se dejó mayor separación, la lente puede asentarse como necesitaba ajustándose mejor en todos los meridianos produciendo un mejor asiento sobre la superficie ocular.